martes, 21 de septiembre de 2010

Cohecho y tráfico de influencias

ARTICULO 256. - Será reprimido con reclusión o prisión de uno a seis años e inhabilitación especial perpetua, el funcionario público que por sí o por persona interpuesta, recibiere dinero o cualquier otra dádiva o aceptare una promesa directa o indirecta, para hacer, retardar o dejar de hacer algo relativo a sus funciones
(Artículo sustituido por art. 31 de la Ley N° 25.188 B.O. 1/11/1999. Vigencia: a los ocho días desde su publicación.)
La acción consiste en recibir dinero o cualquier otra dadiva o aceptar una promesa directa o indirecta.
El autor (suj. Activo del cohecho pasivo) debe ser un funcionario público, no comprendido el juez (art. 257) Se trata de un delito de consecuencia necesaria, pues para que el funcionario incurra en el delito, debe haber existido alguna persona que le dio o prometió algo. El cohechador (el que da o promete) es codelincuente del funcionario, pero no es el autor del delito, sino que es autor de cohecho activo.
El momento consumativo dependerá de la acción. SI consiste en recibir dinero o dadivas, el delito queda consumado al recibir las cosas, siempre que no haya existido promesa anterior, pues en ese caso queda consumado al aceptar la promesa, sin importar que el pago se realice o que le funcionario luego no cumpla el acto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario