lunes, 4 de abril de 2011

Historia de las Doctrinas Económicas -Autor: Eric Roll - Resumen Capitulo 2


II. EL CAPITALISMO COMERCIAL Y SU TEORÍA:

1. La decadencia del escolastismo: El sistema clásico de la economía política fue preparado en los tres siglos que transcurrieron entre la baja Edad Media y la aparición de La riqueza de las naciones. Durante ese periodo de vehemente discusión económica el número de escritores y de escritos sobre la materia aumento rápidamente. Hoy es posible tener una idea más clara del desarrollo de la doctrina económica de fines del siglo XV a fines del XVIII. La economía política preclásica puede dividirse en dos partes: la primera es, en gran parte, el reflejo del nacimiento del capitalismo comercial y generalmente se le llama “mercantilismo”: a ella dedicaremos el presente capítulo: La segunda, que acompañó a la expansión del capital industrial a fines del siglo XVII y principios del XVIII, comprende los verdaderos fundadores de la ciencia de la economía política. Todo estudio de la teoría mercantilista debe ir precedido de una exposición de los cambios que condujeron desde la economía feudal particularista hasta el desarrollo del comercio entre estados – naciones grandes, ricas y poderosas. La aparición de los estados nacionales, impacientes por destruir tanto el particularismo de la sociedad feudal como el universalismo del poder espiritual de la Iglesia, dio por resultado un interés mayor por la riqueza y la aceleración de la actividad económica (57)
La revolución en los métodos de cultivo agrícola destruyó las bases de la economía feudal, otro factor poderoso fueron los descubrimientos marítimos, que produjeron una expansión enorme del comercio exterior. Esos dos procesos estaban íntimamente ligados entre sí. En Inglaterra, por ejemplo donde puede observarse con más claridad el desarrollo del capitalismo, el crecimiento del comercio destruyó la agricultura de consumo, obligándola cada vez más a acudir al mercado. En uno y otro caso, hizo a la agricultura más dependiente de las necesidades de los grandes mercados y del capital mercantil que los dominaba. El crecimiento del comercio exterior aceleró la acumulación del capital comercial. A la revolución comercial acompañaron ciertos cambios en la organización de la producción. Se inicio una nueva etapa en la que el capitalista mercader dominaba el proceso productivo, que realizaban pequeños artesanos. Las ganancias del mercader eran producto del monopolio y de la extorsión. En esta fase, el dominio del capitalista mercader fue absoluto. Apareció una clase especial de manufactureros – comerciantes que empleaban a artesanos semi-independientes que trabajaban en sus casas. Esta clase se reclutaba entre los capitalistas mercaderes y entre los artesanos, y sus intereses eran opuestos a los de los capitalistas “puramente” comerciantes, que monopolizaban el comercio al por mayor y el de exportación.(58)
La gran importancia del comerciante en esta fase la revelan no solo sus funciones en la producción, sino que la manifiestan también los métodos del comercio interior y exterior, y la posición social y política de quienes se dedicaban a él. El monopolio era el medio más importante por el cual los estados – naciones incipientes trataban de aumentar el comercio y crearse fuentes de ingresos. El monopolio en sí mismo era una forma necesaria de comercio en una época en que eran igualmente grandes la pasión por la aventura y los riesgos. En la producción y el comercio nacionales, los comienzos del capitalismo industrial condujeron a campañas ocasionales contra los monopolios. El capitalismo industrial incipiente no era contrario al monopolio: se oponía solamente a los monopolios que favorecían a los capitalistas mercaderes. Después de haber suplantado a los antiguos los nuevos intereses se convertían con frecuencia en defensores del monopolio. En el comercio exterior, durante mucho tiempo se ofreció aún menos oposición al régimen de monopolio. A lo largo de los siglos XVI y XVII encontramos a las grandes compañías comerciales privilegiadas que monopolizaban el comercio con regiones diferentes ellas fueron las primeras que usaron en gran escala la organización por acciones, típicamente capitalista.(59)
La colonización ser convirtió en un arma importante para mitigar los azares del comercio. Rara vez fueron suficientes los esfuerzos de los comerciantes y de las compañías para conseguir el dominio de las lejanas regiones con las cuales comerciaban, y tenía que complementarlo el poder del estado, a cuyo fortalecimiento contribuían en tan gran medida. Los vínculos entre los intereses comerciales y el estado se estrecharon más, por lo tanto, y la atención de la política estatal se concentró cada vez más en los problemas del comercio. Sintomático de esta unión entre el capital comercial y el estado es el prestigio de que gozaban algunos comerciantes.
La evolución económica que hizo poderoso al comerciante destruyó también instituciones y modos de pensar que podían haber interceptado el camino a la expansión comercial.(60)
Las disputas entre teólogos, y entre teólogos y pensadores seglares, volvieron a versar sobre los problemas del dinero y de la usura; pero se ahonda la diferencia entre el punto de vista religioso y el seglar: decae la importancia del primero mientras aumenta la del segundo. El énfasis del debate se desplaza a otros asuntos, y Carlos Molinaeus, defendía el cobro de intereses, siempre que se fijara una tasa máxima. Tomás Wilson, las opiniones personales de Wilson era violentamente opuestas a la usura. No admitía ninguna de las excepciones que por aquel tiempo eran generalmente aceptadas. Para el sólo la mora genuina podía justificar el cobro de intereses.(61)
Los tratados de Juan Bodino de Juan Hales son más importantes para la historia de la economía. Bodino cuya influencia tuvo importancia más inmediata en el campo de las ideas políticas, se distinguió por la publicación de un tratado muy avanzado sobre la moneda. En su Reponse aux Paradoxes de Malestroit. Atribuye el alza de los precios, de la cual cita algunos ejemplos, a cinco causas; la abundancia de oro y plata la práctica de los monopolios, la escasez causada en parte por la exportación, el fausto del rey y de los grandes señores y la adulteración de la moneda. Es la primera exposición clara de una teoría cuantitativa de la moneda. Pasa Bodino a tratar del aumento de la moneda, cuya causa encuentra en la expansión del comercio. El estudio de las diferentes formas como el comercio exterior llevó más oro a Francia, es de un tono notablemente moderno. También lo es, aunque en menor grado, la reprobación del alza de los precios debida a los monopolios. La tercera causa de carestía, la escasez de artículos nacionales, no es más que un corolario de la primera: el influjo del dinero de España y de otras naciones comerciantes. Bodino no dan gran importancia a la cuarta causa, pero tiene cierta afinidad con la teoría monetaria de algunas escuelas modernas. El estudio que hace Bodino de la quinta cusa es digno descendiente del análisis de Oresme acerca de la naturaleza y efectos de la adulteración, pues con pruebas históricas y deductivas Bodino demuestra que la adulteración produce el alza de los precios. El formuló la opinión de que el comercio debía ser libre. Hales estuvo en estrecho contacto con los problemas sociales de su tiempo. En los diálogos de este Discourse se muestra bien enterado del descontento que estaba produciendo la revolución agraria: No condena el afán de lucro, que considera un rasgo imborrable de la naturaleza humana, y aunque todavía cree en las virtudes medievales de la justicia en todos los tratos sus proposiciones para gobernar el interés personal en beneficio del bien común son de la misma sustancia con que formó sus doctrinas una época posterior. El estado debería concebir sus leyes de manera que el interés personal corriera por canales que llevaran al beneficio general. Deploraba la exportación de materias primas inglesas que después se importaban, una vez manufacturas en el extranjero, pues el país perdía ese trabajo. Hales, como Oresme, atribuye muchos males económicos a la adulteración de la moneda. Su aportación personal, versa sobre los efectos de la adulteración o envilecimiento del dinero en el precio de los artículos importados sin embargo, expone claramente la manera como el alza inflacionaria de los precios afecta la distribución de la riqueza entre la diferentes clases de la comunidad.(63)
2. Características del Mercantilismo: Lo que ha hecho posible hablar de mercantilismo es la aparición, en diferentes países, de una serie de teorías que explicaron durante mucho tiempo la conducta de los estadistas, o les sirvieron de fundamento. Algunos escritores han firmado que ciertas teorías mercantilistas empiezan a aparecer en forma rudimentaria hacia fines del siglo XIV y principios del XV. Otros, como Cannan, sostiene que hay que establecer una distinción entre el “metalismo” (bullionism), que existió durante gran parte de la baja Edad Media, y el mercantilismo propiamente dicho, que no aparece hasta el siglo XVII, con la influencia creciente del capitalismo industrial incipientes, interesado en la expansión del comercio de exportación.(64)
Es opinión suya que el mercantilismo debe ser considerado esencialmente como “una fase de la historia de la política económica”, que contiene diversas medidas económicas encaminadas a conseguir la unificación política y el poderío nacional. Se destaca en el primer plano la erección de estados –naciones, y el sistema monetario, el proteccionismo y otros expedientes económicos se consideran meramente como medias para ese fin. La intervención del estado era una parte esencial de la doctrina mercantilista. Los que tenían a su cargo las funciones del gobierno aceptaban las nociones mercantilistas y ajustaban su política a ellas, porque en ellas veían medios de fortalecer a los estados absolutistas tanto contra los rivales extranjeros como contra los restos del particularismo medieval en el interior. No es necesario empequeñecer el efecto que el crecimiento del estado tuvo sobre el desarrollo comercial y la teoría de la política económica, pero sigue siendo cierto que fueron el hundimiento de la economía feudal y el crecimiento del comercio los hechos subyacentes a la decadencia de la estructura política feudal y al nacimiento del estado – nación. También puede alegarse que los mismos factores obraban aún en el siglo XVI y que las opiniones mercantilistas nacieron de las necesidades del capital comercial, aunque a veces hayan podido encontrar expresión indirecta en forma de políticas encaminadas a fortalecer el estado. No es de sorprender que los mercantilistas hubieran disfrazado sus opiniones con la apariencia de una política destinada a fortalecer la nación o que hayan vuelto los ojos al estado para llevar a la práctica sus teorías. Las fluctuaciones de la política estatal durante el largo periodo en que el mercantilismo dominó, no pueden entenderse sin tener en cuenta en qué medida era el estado una criatura de intereses comerciales en pugna, cuya única finalidad común era tener un estado fuerte siempre que pudieran manejarlo en su provecho exclusivo. Por esta razón, la mayor parte de las medidas de política mercantilista adoptadas identificaron la ganancia de los comerciantes con el bien nacional, o sea con el fortalecimiento de poderío del reino.(65)
La relación entre la organización económica y las instituciones políticas y entre las ideas económicas y las políticas debe considerarse como una relación de interacción. Se acepta, en general, que el capitalismo mercantil precedió y preparó el terreno al capitalismo industrial moderno. Este último, vio en el poder del estado y en su intervención en materias económicas un serio obstáculo a su desarrollo, y así entró en oposición con la estructura política que su propio antecesor había hallado necesario crear. Los mercantilistas pedían un estado lo bastante fuerte para proteger los intereses comerciales y para destruir las numerosas barreras medievales que impedían la expansión del comercio.(66)
El contraste en el capitalismo comercial y el industrial tiene un paralelo anterior en el desarrollo del capitalismo comercial mismo. Su expresión teórica es la lucha entre metalistas y mercantilistas. Adam Smith inició su famosa crítica del mercantilismo atacando la noción popular de que “la riqueza consiste en dinero o en oro y plata. El atesoramiento implica un gran progreso en el proceso del cambio privado y de la circulación. Es esencialmente diferente de la acumulación de riqueza en su forma natural, y se hizo posible sólo cuando la producción y la circulación de la riqueza llegaron a ser dos procesos distintos relacionados por el dinero y mediatizados por una clase especial de comerciantes. En esta fase el concepto de riqueza se hace independiente del de bienes o mercaderías que tiene valor de cambio. El capitalismo comercial dio nuevo impulso a esta opinión. Mientras el comercio fue la fuerza dominante del desarrollo económico, la circulación de bienes o mercancías fue la esencia de la actividad económica. Su finalidad, la acumulación de dinero, correspondía a las ideas tradicionales de la riqueza y de los objetivos de la política nacional. La búsqueda de oro en tierras lejanas es la forma específica que primero tomó la expansión comercial. El gran mercantilista italiano, daba por sentado que todo el mundo sabia Cuán importante es, así para los pueblos como para los príncipes, que el reino abunde en oro y plata. Así pues, la alta estimación del dinero fue común a todos los mercantilistas. Miraban el proceso económico desde el punto de vista de la etapa primitiva a que había llegado el capitalismo –su etapa comercial y esto les llevaba a identificar dinero y capital. En agudo contraste con la finalidad de conseguir abundancia de bienes, que caracterizó la anterior política estatal, el mercantilista, según Joachim Becher, piensa que siempre es mejor vender mercancías a los demás que comprárselas, porque lo primero trae cierta ventaja y lo segundo un daño inevitable.(68)
Este “horror a los bienes“ se reveló de modo particular en la esfera del comercio exterior, y tuvo como consecuencia el que los mercantilistas buscaran un excedente de exportaciones, que en su esencia era el deseo de crear un excedente de riqueza. El único excedente que los mercantilistas conocían se producía si había ganancia en las ventas. Es manifiesto que esto sólo podía producir un excedente relativo: lo que gano uno lo pierde otro. La palabra riqueza se usaba claramente en el sentido de capital; y la teoría del dinero de los mercantilistas era parte de su opinión unilateral sobre la actividad económica. La era mercantilista pudo encontrar una confirmación sorprendente de los usos productivos del dinero que asestaron el golpe de muerte a la economía feudal y a las prohibiciones canónicas de la usura. Los mercantilistas fueron llevados a muchas nociones que ahora consideramos erróneas. (69)
Su gran estimación por el dinero les llevó, irónicamente a rechazar la defensa de la usura que habían hecho los precursores del comercialismo, y volvieron a las opiniones de los canonistas y otros que, inconscientemente, habían defendido la economía feudal contra los ataques del capital – dinero. Los mercantilistas creían que el dinero era productivo, pero, como estaban ansiosos de obtener capital – dinero, sus intereses chocaron con los de quienes podían proveerles de él.(70)
El ataque mercantilista contra las tasas elevadas de interés era natural en una época de gran escasez de fondos líquidos, de servicios bancarios rudimentario y de antagonismo creciente entre los manufactureros comerciantes, los orfebres y los grandes financieros comerciantes. (70)
 3. Metalismo y mercantilismo: Distinción entre los metalistas y los mercantilistas propiamente dichos, pero es posible que estos nombres (Malynes, MUn) fomenten la incomprensión de la verdadera divergencia entre estas dos escuelas. Se supone algunas veces que el deseo de atesorar formaba parte de la rudimentaria doctrina de los primeros mercantilistas, mientras que los mercantilistas posteriores abandonaron el caso error de identificar la riqueza con el dinero, y en su lugar adoptaron el error más refinado del excedente de exportaciones. Lo que distingue a los mercantilistas que han sido llamados metalistas de todo los demás, es la diferencia de opinión acerca del mejor medio de alcanzar el fin que todos ellos deseaban, o sea el enriquecimiento del país por el aumento de su tesoro. Su fin era conservar el acervo de metales preciosos de un país por la estricta reglamentación de sus movimientos a través de las fronteras nacionales, es decir, por la reglamentación del cambio monetario internacional. Admitido que los metales preciosos son los representantes más valiosos de la riqueza, es evidente la necesidad de una política que evite su exportación y fomente su importación. El método generalmente empleado para conservar los metales preciosos era todavía el medieval del control directo. (72)
El crecimiento del comercio destruyó las bases sobre las cuales se habían fijado las alcabalas que imponían los funcionarios aduanales. Por la expansión comercial del siglo XVI, con sus problemas de rivalidades nacionales en el campo comercial y los movimientos en gran escala de los metales preciosos, hubo el problema de la reglamentación. Se dio el nombre de metalistas a quienes proponían la restauración de las antiguas prohibiciones de exportación, el restablecimiento del cargo de Cambista Real y una reglamentación creciente de las operaciones de cambio exterior. El representante más destacado de esta escuela es Gerald Malynes. Su intervencionismo se refería, sobre todo, a las cuestiones económicas, entre las cuales consideraba como más importantes, además de la usura, el comercio exterior y la moneda extranjera. A pesar de lo que le preocupaba la usura, la consideraba sólo como síntoma de un mal mucho más profundo, o sea el de las transacciones cambiarias de los financieros particulares, que muchas veces eran usureros y elevaban los tipos de interés reduciendo el volumen de metales preciosos en el país. Realmente para Malynes la moneda extranjera era el principal problema económico. Sostenía que, puesto que el comercio se inspiraba en el interés personal de los comerciantes, los gobiernos decían reglamentarlo a fin de asegurar el bienestar general. El dinero, decía, se inventó como medio de cambio y como medida común.  El desarrollo de los cambios ilegítimos había destruido la verdadera paridad de las monedas extranjeras. Si la proporción variaba, el cambio implicaba una injusticia para una de las partes. Malynes no profundizó hasta las causas últimas de las variaciones de las monedas extranjeras, aunque parece haber admitido que en parte eran afectadas por los movimientos de mercancías. Misselden y Mun llevaron los argumentos de los metalistas hasta explicar las causas últimas de los movimientos de los metales. Aunque su polémica, sobre todo en la forma que tomó en los escritos de Misselden, los enfrentó violentamente con el modo de pensar de Malynes, no negaron que existiera una relación entre el volumen de metales y los tipos monetarios de cambio. Simplemente, hicieron depender de la balanza del comercio de mercancías tanto los movimientos del metal como las fluctuaciones del tipo de cambio. Representantes típicos de esta nueva actitud son tres escritores mercantilistas: Eduardo Misselden, Antonio Serra y Tomás Mun. Como a la mayor parte de los mercantilistas, a Misselden lo impulsó a teorizar el deseo de proporcionar un trasfondo a las políticas dirigidas a fomentar los intereses que el representaba, deseaba, limitar el comercio al mundo cristiano ya que el comercio oriental sacaba del país dinero que no regresaba. En su segundo folleto concentró su atención en la balanza comercial. Los tipos de cambio – decía – se establecían de la misma manera que los precios de todas las demás mercancías. Hay un precio que está determinado por la “bondad” de la mercancía; pero el vigente en un momento dado puede ser mayor o menor que ése, variable de acuerdo con las estimaciones del comprador y del vendedor. Análogamente, hay precios de las monedas , determinados por el volumen del comercio exterior. Antonio Serra empieza señalando los medios por los que un país que no posee minas de oro ni de plata podría obtener un acervo abundante de metales preciosos. El primer conjunto de medios eran los peculiares a un país individualmente considerado, tales como un excedente de productos nacionales que pudieran exportarse a cambio de metálico, y la situación geográfica, que puede dar a un país ventajas en el comercio de transporte o intermediario. En cuanto a los medios comunes a todos los países, distinguía cuatro: “cantidad de industria, calidad de la población, operaciones comerciales extensas y reglamentaciones por el soberano. El primero Serra decía que la industria era superior a la agricultura porque no depende del tiempo que haga, porque podía ser multiplicada, porque tenía un precio más seguro en el mercado, ya que sus productos no son perecederos y, en fin, porque las ganancias que reporta son mayores que las de la agricultura. El segundo, la calidad de la población, dependía de la diligencia, el ingenio y el espíritu de iniciativa. El tercero era, por lo general, resultado del factor particular de una situación geográfica favorable. La política del soberano también podía ayudar o estorbar en gran medida a la adquisición de riqueza.(78)
4. Tomás Mun: con experiencia comercial en Italia y Levante en 1615 se ligó íntimamente con la Compañía de las Indias orientales de la que fue director hasta su muerte. Su único propósito era exculpar a la Compañía de las Indias Orientales de la acusación de que estaba sacando numerario del país más tesoro que todos los demás comercios juntos. Señaló que no exportaba todo el metálico a que estaba autorizada, que había abaratado el comercio con la India suprimiendo los intermediarios turcos y que introducía materias primas para la manufacturas inglesas; pero su principal argumento a favor de la Compañía era que sus reexportaciones le permitían devolver al país tanto metálico como el que había exportado y más aún.(79)
Mun toma de Misselden el concepto de balanza comercial, pero añade otro que es aún más importante y que revela su penetración en la naturaleza del capitalismo comercial. En efecto, añade el concepto de “capital” Ya no habla únicamente de riqueza ni confunde dinero y capital. Distingue con claridad una porción de riqueza, que generalmente toma la forma de dinero que debe emplearse como “capital” es decir de manera que rinda un excedente. El capital se emplea atinadamente en comercio exterior cuando logra una balanza comercial favorable; este es el único medio de traer tesoro a Inglaterra, país que no tiene minas propias. (80)
Ha de concebirse una política de precios que aleje cuanto sea posible a los competidores. Ninguno de los mercantilistas logro nunca plenamente sacar de ella una teoría de los precios internacionales. Su miedo a la falta de metálico les llevaba, en el mejor de los casos, a una apreciación unilateral de la relación entre el nivel de precios de los diferentes países y sus respectivos comercios. Mun sostenía que el retener en el país en vez de usarlo en el comercio exterior era perjudicial “todo el mundo está conforme en que la abundancia de dinero en un reino hace los artículos domésticos más caros, cosa esta que va en provecho de las rentas de algunos particulares, y directamente en contra del beneficio del público en la cantidad del comercio, pues como la abundancia de dinero hace los artículos más caros, así los artículos caros disminuyen en uso y consumo. Difícil para que la entiendan algunos grandes terratenientes, sin embargo, estoy seguro de que es una lección verídica que debe ser observada para todo el país, a menos que cuando hayamos logrado alguna acumulación de dinero por el comercio, lo perdamos de nuevo por no traficar con nuestro dinero. Es muy sorprendente el análisis de Mun de la distribución de las existencias mundiales de metales preciosos entre los diferentes países. Todas las naciones que no tienen minas propias se enriquecen con oro y plata por este único e idéntico recurso que es como ya se ha demostrado, el equilibrio de su comercio exterior”. Así pues, tengan o no tengan minas los países, la balanza de su comercia determina la manera de ganar como por la proporción de la ganancia anual, del acervo mundial de metales preciosos. Otro señala de la posición avanzada de Mun en el pensamiento de su época es el hecho de que en toda su obra se manifiesta una consideración mucho menor por la acumulación de metales preciosos por sí mismos, que en otros escritos mercantilistas. Mun se une a escritores anteriores para atacar la adulteración de la moneda y repite el análisis de Hales sobre la redistribución de la riqueza causada por la adulteración. Condena que se tolere la circulación en el país de monedas extranjeras a tipo más elevados que su valor respecto de nuestro propio patrón, como método para acrecentar el tesoro. Lo que en realidad desea Mun, como otros mercantilistas avanzados, es la libertad de comercio, pero limitada a las compañías reglamentadas. Mun sus opiniones en materia de impuestos y sobre el límite a la acumulación que fija el príncipe. Este límite, dice Mun, lo fija la cantidad de tesoro que la balanza comercial favorable llevó al país. Una acumulación mayor privaría al comercio de su capital. Aunque Mun considera todos los impuestos como “una multitud de grámense” cree que son necesarios. Se anticipa a una teoría posterior de los salarios cuando dice que los impuestos indirectos no son “tan perjudiciales a la felicidad del pueblo como se cree frecuentemente, pues así como la comida y el vestido del pueblo se encarece por los impuestos sobre de consumo, así el precio de su trabajo sube en proporción. Al afirmar que lo que determina los tipos de cambio es la balanza comercial, demuestra que el intercambio es la balanza comercial, demuestra que el intercambio con un país determinado depende de la balanza comercial con el mismo, mientras la situación de los cambios en general depende de la balanza comercial total. El objeto de los primeros sistemas para reglamentar el comercio exterior consistía en lograr balanzas particulares favorables. Toda la política comercial, con su complicado sistema de tratados, restricciones y devoluciones, se ideó teniendo por norte esa finalidad. El parlamento exigió al Ministerio de Comercio que examinara cuidadosamente la balanza comercial con cada país y que propusiera los medios para corregir las que resultaran desfavorables y hacerlas favorables. Toda la política comercial, con su complicado sistema de tratados, restricciones y devoluciones, se ideó teniendo por norte esa finalidad. (84)
Mun y Child, inspirados por la experiencia que tenían del comercio con las Indias Orientales, se esforzaron por llamar la atención sobre los problemas de la balanza general más bien que hacia los de las particulares. El bosquejo que hizo Mun de todas las cosas que debieran tomarse en cuenta para formar la balanza comercial, “la verdadera norma de nuestra riqueza”, demuestra que tenía una idea muy avanzada de cómo debían hacerse las cuentas internacionales. Child afirmó también que la ganancia o pérdida verdaderas que una nación obtenía de un comercio determinado no se podían precisar teniendo en cuenta únicamente ese comercio. Sin embargo, las bases de la reglamentación del comercio empezaron a cambiar gradualmente. En vez de inspirarse en el deseo de obtener una balanza favorable que trajera tesoro al país, tomaron un carácter proteccionista el fomento de las exportaciones y las restricción a las importaciones. Hales, como hemos visto, se oponía a la exportación de materias primas inglesas porque privaba de trabajo a los obreros ingleses. Serra había subrayado las ventajas de tener manufacturas nacionales florecientes y en los escritos de los mercantilistas ingleses el argumento de la ocupación se hizo más frecuente a fines del siglo XVII. El interés mayor pasó a la industria nacional como verdadera fuente de riqueza. D’Avenant después de elogiar a los comerciantes que enriquecen al país, se ve, sin embargo, obligado a decir, que si bien el oro y la plata son la medida del comercio, la fuente y origen de éste son, en todas partes, los productos naturales y artificiales de los países, es decir, lo que producen su tierra y sus industrias.  En los tiempos que precedieron a la introducción de maquinaria en gran escala, una fuerza de trabajo escasa significaba una producción baja; y esto, en una época en que el comercio exterior iba dependiendo cada vez más de las manufacturas nacionales, equivalía a reducir las exportaciones. Sin embargo, creía Child que los males de la colonización podían ser mitigados obligando a las colonias a limitar su comercio a la madre patria. Hecho esto, la emigración, después de todo, podía traer alguna ventaja, pues crearía más trabajo en el país. (86)
El verdadero significado del desarrollo de la reglamentación industrial y comercial en escala nacional durante los cien años que precedieron a la Riqueza de las naciones, se encuentra en el nacimiento del capitalismo industrial. La teoría y la política mercantilista ya habían realizado su labor. Habían abolido las restricciones medievales y contribuido a crear estados nacionales unidos y poderosos. Estos, a su vez, se convirtieron en potentes instrumentos para fomentar el comercio hasta que el capitalismo incipiente se convirtió en capitalismo industrial plenamente maduro.(87)
Pero no desaparecieron las antiguas ideas mercantilistas. Hasta los días presentes han venido reapareciendo de vez en cuando y en diversas formas, y algunas veces hasta se les ha recibido con entusiasmo como verdades viejas redes cubiertas y curiosamente apropiadas, según se cree, a las condiciones modernas. (88)

No hay comentarios:

Publicar un comentario