viernes, 24 de junio de 2011

Sistemas económicos


Se llama sistema económico a la forma en la que se organiza la actividad económica de una sociedad, la producción de bienes y servicios y su distribución entre sus miembros. Cada sistema económico se caracteriza por su ordenamiento jurídico que especifica el régimen de propiedad y las condiciones de contratación entre particulares. Es el estado el que elabora e impone ese ordenamiento jurídico y se reserva para sí ciertos ámbitos y formas de actuación. El sistema económico sirve por tanto para determinar qué agentes y en qué condiciones podrán adoptar decisiones económicas.
El economista clásico Karl Marx sugirió que el sistema económico utilizado por cada sociedad humana depende del desarrollo de las fuerzas productivas, principalmente los conocimientos técnicos, el capital acumulado y la población. Mientras el ordenamiento jurídico sea el adecuado al nivel de las fuerzas productivas, decía Marx, éstas pueden desarrollarse sin que aparezcan tensiones graves; pero llega un momento en el que las fuerzas productivas han crecido tanto que la estructura social, en vez de estar potenciando su desarrollo, aparece como una limitación, un corsé que impide su crecimiento. Es entonces cuando la superestructura jurídica y consiguientemente el régimen de propiedad, se ve forzada al cambio de forma más o menos brusca.
http://www.webeconomia.com/mediawiki/index.php?title=Los_sistemas_econ%C3%B3micos
¿Cuáles son los elementos claves dentro de la organización de sistemas?
La familia à (SISTEMA PASTORIL)
El feudo à (sistema feudal) Contrato de vasallaje, propio de la edad media donde nacen los oficios, con el paso a la edad moderna llegan los mercados.
El sistema Artesanal à (las ciudades) El maestro y el aprendiz. Nace el banco como resguardo de oro y plata a cambio obtienen certificados para poder negociar. Nace la figura figura laboral contractual.

Nacimiento del capitalismo

Los nuevos avances en la tecnología, primero en Europa, Inglaterra, Francia.
El punto de la revolución industrial en el aumento de la producción. Con esto nace el empresario que concentra mayor ganancia de acuerdo a su producción.

Capitalismo à ACUMULACIÓN DE CAPITAL.

Son los mismos participantes del sistema que consumen esos productos, los empresarios exacerbados por las ganancias que obtienen sobresaturan la producción y entonces buscan nuevos mercados.
“Libertad – Igualdad – Fraternidad” (revolución francesa)
El estado nación, se va transformando en la democracia, fortaleciendo el rol del estado, mediante el estado de derecho, con un cuerpo jurídico (códigos civiles, comerciales) nace el capitalismo reglamentado, también junto a esto nace el derecho laboral, el derecho bancario.
La solución a este estado de capitalismo reglamentado nace el colectivismo, que crea el estado omnipresente.
Con el colectivismo el estado es el que responde las tres grandes preguntas: ¿Qué producir? ¿Para quién producir? Y ¿Cómo producir?.
Joaquín Estefanía: Capitalismo 'versus' capitalismo
De vez en cuando el capitalismo necesita reinventarse para continuar siendo el sistema económico dominante en el mundo: eso es la globalización. Hace alrededor de tres lustros que Michel Albert teorizó la existencia de dos tipos de capitalismo, el anglosajón y el renano, para distinguir las diferentes prácticas que se hacían en EEUU y Europa. El capitalismo anglosajón cuidaba sobre todo del beneficio a corto plazo y de la eficiencia económica, mientras que el renano era una especie de capitalismo de rostro humano que podía sacrificar un poco de crecimiento a cambio de mayor protección social. Poco después, otro economista, Lester Thurow, rizó el rizo y dijo que en el futuro el progreso sería la lucha entre estos dos tipos de capitalismo. En los últimos tiempos hemos tenido suficientes demostraciones de las dificultades que tanto EEUU como Alemania, las economías más importantes del planeta y los iconos distintivos de cada uno de los dos capitalismos citados, atraviesan (falta Japón, con su propia idiosincrasia de dificultades: deflación y estancamiento). El sufrimiento provocado por una catástrofe natural como el huracán Katrina ha expuesto al rey desnudo. Un cuarto de siglo de políticas neoliberales (sobre todo las de Reagan y Bush hijo) han dejado inerte al Estado para actuar donde no lo hace la iniciativa privada, han hecho crecer la pobreza en medio de una recuperación económica, han manifestado la falta de cohesión y de solidaridad de una sociedad armada hasta los dientes, y dónde existe la discriminación racial.
http://firgoa.usc.es/drupal/node/20363
·  Modelo renano.- O capitalismo de Estado. Seguido en los Países bajos, Alemania, Francia, Italia, Japón, Israel, y los países escandinavos. Quien tiene el poder son los sindicatos y las empresas, y el Estado es el que proporciona el sistema de pensiones, de educación y las prestaciones sanitarias. Es partidario de frenar el cambio si con él se perjudica a los que no tienen poder. El problema es que el desempleo es una amenaza para este modelo.
·  Modelo angloamericano.- Seguido en Reino Unido y EEUU. Posibilitan el libre mercado. Hay una subordinación de la burocracia estatal a la economía, y la seguridad es proporcionada por el gobierno. Las relaciones con el Estado no son buenas, y no se preocupan por frenar el cambio. Este modelo, tiene una baja tasa de desempleo, pero hay una creciente desigualdad en los salarios, y una amenaza para la sociedad, ya que podría crear una sociedad de dos escalas. (http://www.webeconomia.com/mediawiki/index.php?title=Los_sistemas_econ%C3%B3micos)
·  Capitalismo latinoamericano: es un capitalismo periférico, orbitando a los grandes centros del capitalismo.

El colectivismo

 El colectivismo es una amplia categoría, pero en general, es un campo de la economía que sostiene que las cosas deben ser propiedad de un grupo (y supuestamente usarse en el beneficio de todos) más que propiedad de individuos (propiedad privada). El socialismo suelen asociarse con esta concepción filosófica, aunque es de notar que no es aplicable a todas las visiones existentes del socialismo. Central a este punto de vista favorable al grupo, está el concepto de propiedad colectiva, en oposición a la propiedad privada. Algunos aplican esto sólo a bienes de capital y tierra, mientras otros colectivistas argumentan que todas los bienes de consumo deben observarse como bienes públicos, y son difíciles de, o no deberían privatizarse; es el caso de bienes naturales, de defensa nacional, de justicia y de información. Los comunistas creen que no solamente los medios de producción, sino el producto del trabajo debería colectivizarse, y los salarios abolirse. La conferencia de Florencia de la Federación de la Internacional, al mostrar los principios anarcocomunitas, señaló: "La Federación Italiana de la Internacional considera propiedad colectiva a los productos del trabajo y como complemento necesario del programa colectivista...'"
Se observa que confiar en la elección individual para contribuir a los bienes públicos lleva a fallos del mercado y a un problema de parasitismo. Se ve entonces que: la acción colectiva, el cumplimiento de las autoridades y la presión o coerción social, son la única manera confiable de asegurar el abastecimiento de bienes o servicios públicos.
Sociedades colectivistas
Existen muchos ejemplos de sociedades alrededor del mundo que se han caracterizado a ellas mismas o externamente como "colectivistas".
Por un lado, existen Estados socialistas, que han colectivizado la mayoría de los sectores económicos. Por otro lado, existen los kibutzim de Israel (comunas voluntarias donde las personas viven y cultivan juntos y donde la propiedad es colectiva), y comunidades como Freetown Christiania en Dinamarca (un pequeño experimento político autónomo centrado alrededor de una instalación militar abandonada en Copenhague) donde se vive un estilo de vida colectivista. (http://es.wikipedia.org/wiki/Colectivismo#Econom.C3.ADa)

La Perestroika


He escrito este libro con el deseo de dirigirme a los pueblos; a los de la URSS, de Estados Unidos y, de cualquier país  [...] Estoy seguro de que ellos, al igual que nosotros, y esto es lo principal, están preocupados por el destino de nuestro planeta [...].
Perestroika no es un tratado científico ni un panfleto propagandístico[...], la perestroika se ha visto considerablemente estimulada por nuestra insatisfacción con el modo en que han ido las cosas en nuestro país en épocas recientes. Pero el más importante de los elementos que la han inspirado ha sido la comprensión de que no se estaba utilizando plenamente todo el potencial del socialismo.
En una palabra, nosotros, en la dirección soviética, hemos llegado a la conclusión y no nos cansaremos de repetirla, de que es indispensable un nuevo pensamiento político. [...] ¿Cuál es el alcance del nuevo pensamiento político? En realidad, este abarca toda la problemática principal de nuestra época [...] La política tiene que basarse en realidades. Y la verdad más impresionante del mundo de hoy consiste en la concentración de un colosal arsenal militar, incluido el nuclear, en manos de Estados Unido y de la Unión Soviética. Esto impone a nuestros países una especial responsabilidad ante todo el mundo.
Impulsados por esta conciencia, nos esforzamos sinceramente, por sanear las relaciones soviético-norteamericanas, y deseamos alcanzar aunque sea el mínimo de comprensión mutua indispensable para resolver los asuntos de los cuales dependen los destinos del mundo.
Decimos sinceramente que son inaceptables las aspiraciones hegemonistas y las pretensiones globalistas [...]. No tenemos ninguna mala intención hacia el pueblo norteamericano. Queremos y estamos dispuestos a colaborar en todos los ámbitos. Pero la colaboración debe basarse en la igualdad, la compresión y en el avance mutuos[...]. Estamos lejos de pensar que sólo nuestro enfoque es el veraz. No tenemos recetas universales, pero estamos dispuestos a buscar, franca y honestamente, junto con Estados Unidos y los demás países, las respuestas a todas las interrogantes, aun las más difíciles.



Gorbachov, M.  Perestroika. Mi mensaje a Rusia y al mundo entero.
Ediciones B, Barcelona, 1987

No hay comentarios:

Publicar un comentario